Archivos Mensuales: septiembre 2012

ña rambona

buena idea + buena producción + buen cliente = “ña rambona”

Esperamos ver más de ña rambona y menos publicidades que intentan sin éxito adaptar ideas de afuera. ¡Bien lograda!

 

Anuncios

osamenta

El Senador alfredo gollum stroessner reclama el derecho que tiene como familiar, a traer los restos de su abuelo el ex Dictador, “para que descanse en la tierra por la que tanto peleó con errores y aciertos”. Ante las críticas, aseguró que una encuesta revelaría la gran cantidad de gente que apoya esta iniciativa. Lógicamente serían aquellos pocos que se beneficiaron con los arbitrarios aciertos del tirano.

Entre los errores del abuelito de gollum, se puede citar a los torturados, a los detenidos en forma arbitraria e ilegal, a los que fueron ejecutados, desaparecidos y exiliados que, según el Informe Final de la Comisión Verdad y Justicia, alcanzan la suma de 20.090 víctimas, y sus familiares afectados, unas 107.987 personas.

Estos cálculos no incluyen otras violaciones de derechos humanos hacia sectores o individuos que no gozaban de la simpatía del único líder que manejó criminalmente el país durante 35 años. Para entender lo que pasó durante la dictadura, conviene visitar el Museo Virtual Meves, hacemos extensiva la invitación a gollum para cotejar si a esos errores se refiere.

Consecuentemente los que sufrieron de manera directa e indirecta y viven para contarlo, son los que se oponen al regreso de la osamenta.

A pesar de todo, hay aportes que conviene reconocer y tienen que ver con la mentalidad que domina la vida de los ciudadanos hasta el día de hoy. Con stroessner todo era más fácil. Solo había que acceder a vivir bajo las aleatorias condiciones que imponía, era importante y a veces vital hacer contacto con alguien del circulo influyente para acceder a beneficios premium o simplemente asegurarse el derecho de trabajar y/o vivir. No pertenecer a ninguna “minoría”, principalmente homosexuales, comunistas, indígenas y opositores a su gobierno, ayudaba mucho al desenvolvimiento exitoso de cualquier ciudadano.

Por lo demás, la consigna era sencilla, la obediencia y sumisión hacia quien ejercía el rol de “amo y señor” un tanto más exagerado que Arnaldo André.

Gracias a stroessner se instaló en la población un modo de operar que es contrario a cualquier esfuerzo que no reporte un beneficio inmediato, contante y sonante. Las personas que encarnan el éxito en este país lo han logrado, manteniendo el modo stronista de lealtades donde la traición, siempre que beneficie al amo, es muy bien recompensada. De manera que, la inteligencia es una pérdida de tiempo y es rápidamente reemplazada por la viveza.

Así el Dictador forjó esta nación convirtiéndola en lo que es hoy: un pueblo cobarde y traidor.

Un pueblo con personas carentes de principios que admiran alardes inútiles. Donde el éxito nunca se mide por la capacidad, por la inteligencia, por la probidad, eso no le importa a nadie, hoy todo se reduce a una estética. Coches caros y ropas de marca son los indicadores del triunfo para la elite que mantiene firmes los preceptos del dictador.

Los más jóvenes por su parte, gracias a un sistema que castiga a quienes demuestran compromiso y elogia la eterna diversión, canalizan sus energías rebeldes admirando corajes inútiles. Como drogarse es peligroso y el tatuaje duele, les parece que hacerlo es de corajudos. La juventud es el principal agente de cambio, pero se limitan a admirar supuestas audacias que no producen ninguna transformación en la sociedad y consecutivamente sirven de sostén al sistema. Son el resultado del “no te metas” stronista. Se conforman así con transgresiones menudas que no pasan de ser estéticas, con un estilo siempre cansino y haciendo alarde de sus capacidades disminuidas. Habría que empezar a resistir a la tentación de sentirse genial por este tipo de cosas.

En este sistema stronista en el que todavía elegimos vivir, se ha llegado al colmo de llamar héroe a cualquier persona que lucha por su supervivencia. Cuando los actos heroicos jamás son redituables, nunca a favor de sí mismos, ni siquiera en situaciones límite. Los actos heroicos son justamente aquellos que implican sacrificio y pérdida desinteresada a favor de alguien distinto de uno, sin pretensiones de reconocimientos ni recompensas. Convenientemente cedemos ese rol, a quienes necesitan de nuestros actos heroicos.

No estamos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época. Ese cambio ocurrirá cuando la mentada “garra guaraní”, sirva para algo distinto de rascarse la zona en donde supuestamente se aloja el coraje.

metrobús

El proyecto Metrobús estaba pensado para beneficiar a toda la ciudadanía, excepto al Sr. Aldo Zuccolillo, propietario del diario abc color, de la Constructora Atlas y de Inmobiliaria del Este, entre otras varias empresas.

Aunque pensándolo mejor, él no sería el único perjudicado en este proyecto, también los colorados que utilizan los inmundos vehículos para acarrear a la manada de votantes, de individuos a quienes les mienten con metrobuses a cambio.

A medida que se profundiza en este rápido análisis, uno se va encontrando con otros negocios que también serían atropellados por el Metrobús. Los transportistas y otros empresarios ganarían más dinero, pero dentro de la formalidad que exige la ley y solo en términos comparativos en el rubro específico de transporte de pasajeros; obviamente quedarían fuera otros intereses que actualmente se mueven en negro de manera simultánea dentro de la flota de serial killers al volante.

La cantidad de dinero en efectivo que circula libre de inspección y control en las chatarras ambulantes, propicia de manera ideal el blanqueo de capitales.

Volviendo al párrafo inicial y a juzgar por lo que se aprecia en el mapa, el señor Z, vislumbrando una reactivación futura del ferrocarril, adquirió muchos inmuebles en zonas aledañas o contiguas a las viejas vías del tren, una astuta estrategia que además de revalorizar sus propiedades, haría que la ciudad crezca en torno a sus negocios. La insalvable falencia del Metrobús fue no contemplar ese itinerario.

Afortunadamente para el Sr. Z, y por esas caprichosas casualidades, el eterno aspirante a Presidente de la República Lino César Oviedo, tiene un oportuno proyecto ferroviario que justo utiliza ese antiguo trayecto, si bien no resolvería ni la décima parte de los problemas que el metrobús sí, cuidaría más y mejor los intereses del Sr. Z y los propios. Esta feliz coincidencia dio paso a una linda amistad entre ambos, aunque las malas lenguas aseguran que son viejos socios comerciales.

Es así que el diario abc color tiene sobradas razones para emprender una campaña de descalificación sostenida, sistemática y virulenta contra este proyecto. El diario con fe en la plata, aprovechó la ausencia de información, la mediocridad de cierto periodismo y la nula capacidad de comunicación del Ministerio de Obras Públicas, que jamás atinó a poner al alcance del público, la información más relevante, comprensible y oportuna del proyecto y se perdió la oportunidad de motivar la participación y la presión de la ciudadanía que es la única víctima de esta cadena alimenticia.

Luego apareció el rumor de la compra de votos a cinco mil dólares cada uno. Cosa perfectamente creíble dada la naturaleza de estos seres, pero que apesta a “coartada del perejil” sobretodo por la manera en que trascendió.

El metrobús no solo reemplazaría a los vetustos colectivos, sino que cortaría gran parte del circuito corrupto e impune que vampiriza a todo el país.

Por eso el metrobús no anda.

historia del harte