permanecer y transcurrir

Un 15 de mayo de 1811 nuestros próceres encañonaban al gobernador español sugiriéndole la rendición. Desde entonces, somos libres y soberanos del gobierno español.

Pasear por las calles asuncenas es sofocar el alma con los festejos del segundo centenario de la independencia. El tamaño del logotipo de los 200 años que ostentan empresas y comercios en sus respectivas fachadas, mide el fervor por festejar cualquier cosa. Si lo agrandaran más, ya estarían celebrando el tricentenario.

Frente a la cárcel de mujeres y al Cementerio de la capital, a propósito de entusiasmos, un falo bicentenario se alza luminoso y gallardo. Dos siglos de supervivencia no son para menos.

Por fortuna, un país no muere de muerte natural, ni de cansancio ni de enfermedad. Las personas sí tenemos un límite para el sufrimiento, pero un país puede empeorar infinitamente y eso nos alienta a continuar en el mismo camino, porque como dicen los optimistas: “pudiendo estar peor, no estamos siqué tan mal”

Conociendo la eficacia de la municipalidad, al mando del peor intendente de todos los tiempos, los adornos de luces y banderas que inundan la ciudad, con certeza permanecerán hasta la navidad y si duran, hasta el próximo centenario. Con un par de guirnaldas se convertirá al falo en arbolito y las banderas con moho serán nuestro muérdago navideño.

En toda la ciudad, en cada detalle, obviando un instante el brote de carteles alusivos, el bicentenario muestra su paso. Las calles y colectivos testimonian sus doscientos años de uso. El tránsito parece evidenciar dos siglos de crecimiento del parque automotor. El tradicional dengue estaría por convertirse en mascota oficial del bicentenario.

En el Cenado, los héroes de nuestra dependencia continúan con la idéntica predisposición a seguir empollando gente que los suceda por otras dos centurias. La administración de organismos públicos y privados ha evolucionado hasta convertir la inoperancia en un estilo patrio de gestión con el sello de los 200 años.

Lo que no mata fortalece dice un refrán, el pueblo paraguayo ha incrementado notablemente su tolerancia al sufrimiento hasta grabarlo seguramente, en su genoma bicentenario. No hay mal que dure cien años, pero doscientos sí.

No es coincidencia que en la misma fecha también se conmemore el día de la madre, quizá por esa misma dificultad de cortar el cordón umbilical.

De igual manera, ver al país festejar algo distinto del fútbol, no es un avance menor. Difícilmente alguien más se despiste creyendo, como ocurrió en cierta ocasión, que Palma, Oliva y Estrella, símbolos del escudo nacional, sean nombres de próceres.

En el año 1986, Carlos Ortíz Ramírez, el entonces Ministro de Educación y Culto stronista no en vano apodado “Ñandejara taxi” (burro), instaló esta popular infamia vigente hasta hoy: “Las calles son de la policía”. Es momento de pulverizar este estigma ejerciendo nuestra ciudadanía. Recuperar los espacios públicos que por derecho nos pertenecen, sería el mejor modo de celebrar la independencia.

Anuncios

Publicado el 10/05/2011 en Mirada Horizontal y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 24 comentarios.

  1. la mascota oficial se llama bicente

  2. una historia del Paraguay eso sería mejor que tantos adornos.

    Ah! me parece justo que el dengue sea nuestra mascota oficial!!!

  3. yo me tome una garomba hace rato por el tema del bicentenario y prefiero reservar mi crítica, fuera de el.

    Celebro el bicentenario, la idea de la nación, del pueblo, de nuestra identidad, de nuestros modos, celebro que seguimos creciendo.

    Pero bue “honremos la vida”.

  4. Fatalismo, mal gusto, instituciones que funcional mal hasta lo exasperante, un ministro de educación burro… éramos tan pobres.

  5. Claudia Indignada

    pero se vendieron muchos metros de tela, sin escudo, claro. Y también hay esos cositos(se me fue el nombre, que raro) de colores que cuelgan, es carnaval! Y claro que nadie va a quitarse la careta

  6. Como siempre excelente y fresca la opinion. Yuki una vez mas logra componer esta nota donde enfoca algunos aspectos que hacen a nuestra tragicomica realidad, en aras a nuestro bicentenario.
    No me cabe sino, apreciar su fino humor. Solo una pequeña correccion: Senado es con “s”. Saludos Yuki.

  7. es un momento de placer que me reservo – el abrir y leer tus correos: estos comentarios lúcidos, inteligentes, con humor y esta critica “real”, objetiva, necesaria. No es el plaguearse eterno normal a mucha gente, es critica constructiva…
    El solo “hablar mal” no ayuda en nada, la critica si, el reconocer lo bueno que se está haciendo y entretanto cuanto nos falta para aprender a hacerlo bien…

  8. El último párrafo en repeat. Clap clap clap, Yuki.

  9. “No reniego del patriotismo, pero primeramente soy un ser humano, y cuando ambas cosas son incompatibles, siempre le doy la razón al ser humano.”

    Hermann Hesse

    Las obras sobreviven los hombres… y en este caso, al igual que muchas personas en mi pais, esta obras que estan realizando estan por debajo del indice de la pobreza.

  10. Una vez más concuerdo con lo que escribis, celebrar 200 años de permanencia nomas porque si, no tiene sentido, mi patriotismo no arranca, esta ahogado.

  11. Qua patriotismo falso se ve realmente en nuestras calles, personas que solamente se acuerdan de sus banderas en algun partido de nuestra selección, hoy en día son los primeros que colgaron por el frente de sus comercios o casas nuestra sublime tricolor… Dejémonos de joder !! si al día siguiente del 15 de Mayo estarán sacando seguro esa bandera porque les molesta en su vidriera al tapar sus mercaderias, o porque estorba en su bien cuidado jardines..!! Hasta los que atentan contra nuestro país son los primeros que ponen carteles y calcomanias alusivos festejando y felicitando al Paraguay por este bicentenario..!!
    Y nuestros políticos !!! Por favor, que no hablen..!! Mi bandera la llevo en el corazón, no necesito ser uno más de estos falsos patriotas..
    Eso nomás quería decir..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: