ovni vs. novio

Estratégicamente se ha instalado como sabiduría popular, que da mala suerte si el novio ve el vestido antes de la boda. Lo que nadie dice es que para él, la mala suerte consiste justamente, en verlo después.

El motivo real no es otro sino evitar que el susodicho, más susceptible en estos eventos que van contra su naturaleza, suspenda el casamiento luego del susto que sabemos le ocasionará la aparición del objeto volador no identificado.

Los vestidos de novia son verdaderas obras de ingeniería aeroespacial. Naves nodrizas diseñadas para transportar a la novia al encuentro de su vacuno que espera indefenso, la hora de su sacrificio en el altar.

Las modistas ofician de arquitectas e ingenieras a la vez. Primero diseñan el vehículo y luego lo construyen paso a paso, con medidas bien rigurosas que permiten sujetar las trémulas carnes de su pasajera.

Semejante estructura durará hasta la noche de bodas, cuando el exhausto novio llevará a cabo la demolición de la obra, para rescatar a la novia tal como prometieron todos los cuentos de Disney.

De la mitad para abajo, el vestido toma un vuelo insospechado, henchido con tul, gasa, miriñaque y todo lo que le de aspecto volátil para poner énfasis a esa zona que va de la cintura hasta los pies y focalizar la atención del novio hacia el pomposo camuflaje de piernas y pubis.

Desde la puerta de la iglesia hasta el altar, donde el novio suda sangre como lo hizo Jesús antes de la crucifixión, la novia, que lejos está de representar a la virgen, es transportada del brazo de su circunspecto padre, que en esta escena viene a encarnar a Judas.

Es notable cómo, pese al exceso de polvo, “parte más menuda de la tierra muy seca que se levanta en el aire”, como también “coito” en el lenguaje coloquial, sigan eligiendo el color blanco inmaculado que simboliza la pureza, inocencia y virginidad.

¿Entonces qué hacemos, cambiamos el color del vestido o cambiamos el significado del blanco?

Anuncios

Publicado el 08/02/2011 en Mirada Horizontal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 19 comentarios.

  1. incendiamos a todas las modistas O_O

  2. jajajaja… la verdad los que se casan descubren que sí existe la felicidad… pero fuera del matrimonio XP

  3. Cambiar el significado del blanco…

  4. La ironía de la situacion es que en algunos paises de oriente, el blanco es un color que se use en los servicios y cortejos funebres.
    Será un error interpretar alguna cierta relación?
    El blanco representa la pureza absoluta, por lo tanto, todo lo que lleva blanco es puro; una novia, una bandera, una paloma… y la cocaína.

  5. Algunos vestidos se parecen a las tortas. Pero el del dibujo es lindito, Yuki, ese es el diseño que querés para tu vestido?

  6. jajajjajaja,que se vea el novio con el miriñaque que eligiÓ

  7. Luis Alberto

    Ingenioso el comentario. Será que alguien hoy día llegue a la noche de bodas sin
    haber probado el producto ?.

  8. la herman de Bufalo y de cornelius y yoko ono

  9. Frankill bill

    Cambiarle el significado no hace ninguna diferencia. Queda lindo nomás loo el blanco 🙂

  10. jaja muy buenooo Yuki!! pero que hay del novio acartonado, trajeado, engominado, no solo esta duro por el susto, será también por su atuendo que muchas veces es espantoso!!!

  11. “Amaos los unos a los otros”, no hay que casarse luego….

  12. Que buen artículo nuevamente de esta ingeniosa comentarista..!! juaaaassssssss!!!!
    Gastámos tanto en este tema del vestido y del smokin o traje, para después darte cuenta de que te sirve solo para la foto y para alguna fiesta de disfráz en algun momento de nuestra posterior vida…!! Que cosa..! Encima te enterás que de pureza o inocencia no tenía nada la novia..!! ja ja ja..
    Eso nomás quería decir…!!!

  13. GusSssSSssssano

    Jejeje yo creo que la pureza del blanco no existe!!!! ahora cada vez mas tempranos “se hacen mujeres…. antes no se que eran entonces!”… (uff me olvidaba que tengo una hija karajo!!! :-/)

  14. Ja ja ja ja ja ja… buenísimo!

    PD: Que extraña fijación con el ganado vacuno! XD

  15. muy bueno Yuki!! nunca me sentí tan ‘princesa’ como para merecer esos vestidos, no me da el cuero, o más bien la cara. Hubiera querido uno cremita muy sencillo pero me daba verguenza que todos me miren caminar con mi papá por una pasarela así que no me casé. Para mi muerte le pedí a mi mamá que no me meta en un cajón toda dura y amarilla, que me envuelva en un lienzo crudo-paraguay, desnuda nomás y me entierren así nomás, que lloren todo en el patio y yo, cuerpo a tierra separada sólo por el lienzo. Entró mamá en un ataque poco frequente de ‘basssstaaa’. Yo voto por el color crema, beige, perlitas del mar, y sobretodo más simpleza en este mundo de limusinas y desnutridos. Me gustan los artículos, pero te advierto, jamás representé ‘mayorías’, jajaja!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: